La planta y los usos. Recuerdo histórico: desde los orígenes, China y Oriente Medio

23 Marzo 2022, 11:47 - por Viris Olm

Se considera que la planta del cannabis es nativa de Asia Central, y se hizo presente en todas aquellas culturas, y más a Oriente. Este lugar de paso intermedio favoreció la expansión del cultivo y su consumo en las latitudes más dispares.

Desde aquellas tierras, considerarse siempre como un lugar de paso, intermedio entre el Mediterráneo y Oriente, favoreció en gran medida la expansión del cultivo de cannabis y su consumo en distintas latitudes.

Los pueblos primitivos también utilizaban la planta en sus ritos sagrados, además de como alimento (semillas), vestimenta o utensilios (fibras). Y los chamanes lo utilizaban como vehículo de comunicación entre el mundo terrenal y el mas allá, incluso era capaz de realizar un viaje en el tiempo y conocer el futuro.

Como sustancia psicoactiva o ‘enteógeno’ se utilizaba en la búsqueda ritual de la visión, una costumbre muy extendida en Asia; se buscaba el autoconocimiento y la iniciación a través de un poder espiritual en retiros, practicando el ayuno y el rezo como método para la purificación. El resultado sería la visión extática que le muestre el camino vital a seguir.

El cannabis ha mantenido una destacada presencia en todo tipo de tradiciones religiosas e incluso practicas de meditación. Desde las revelaciones de un zarzal al profeta Moisés hasta algunas celebraciones yóguicas de nuestros días, como la practicas ritual asiática de caminar sobre el fuego.

La utilización de las fibras de cáñamo para confeccionar vestimenta, cuerdas, calzado, recipientes y un largo etcétera, fue una práctica común al desarrollo cultural de las primeras civilizaciones. Su cultivo se confirma en restos arqueológicos del Neolítico (China), hasta llegar a las costas del Mediterráneo.


En China y Oriente Medio

El primer uso medicinal del cáñamo del que se tiene noticia se remonta más o menos al año 2300 a.C., cuando el legendario emperador chino Shen Nung prescribía chu-ma (cáñamo hembra) para tratar el estreñimiento, la gota, el beri beri, la malaria, el reumatismo y los problemas menstruales. Shen Nung clasificó el chu-ma como uno de los Elíxires Superiores de la Inmortalidad.


Las semillas

En la medicina china, a las semillas de cáñamo se las considera ‘dulces’ y ‘neutras’, se cree que ‘eliminan el calor’ y que operan a través de los canales estomacales, el intestino grueso y el hígado.

El desarrollo del cultivo de cáñamo en China fue espectacular. Desde las primeras dinastías el tejido se utilizó para vestir al grueso de la población debido a su accesible precio en comparación con otras telas como la seda. Los emperadores chinos reservaron las mejores tierras del imperio para el cultivo de cáñamo y su inmejorable calidad permitió la confección de cuerdas y arcos mucho más resistentes y capaces de alcanzar mayor distancia.

Mientras tanto, el cáñamo también se había extendido por los fértiles valles del suroeste de Asia. En Mesopotamia se suceden los sumerios, caldeos, asirios y babilonios. El rey (y mago) Atrahasis utilizaría esta planta para comunicar con el Ser Supremo, el dios Enki (uno de los que formaban la divina trinidad babilónica).

Babilonia creció y se impuso a la cultura sumeria, de ella se hizo heredera de sus saberes terapéuticos y medicinales donde el cannabis tenía un puesto relevante. Hace casi 3000 años, en la cultura asiria se utilizaba el cáñamo en abundancia, eran habituales los pediluvios y maniluvios realizados con extractos de la planta como terapia.

También se preparaba una cerveza a base de sus semillas (cañamones sin efecto psicoactivo), que era galactógena (favorecedora de la lactancia materna) y tenía la virtud de aliviar menstruaciones dolorosas.

La literatura de las antiguas civilizaciones es hoy la principal fuente documental para el estudio de la historia, religión y costumbres en donde el cannabis siempre estuvo presente. En la próxima publicación recordamos como fue la relación y los usos que le dieron a la planta en la India y Japón.


Compartir

Actualidad Relacionada